Empecemos el viaje. Vayamos a ese lugar a donde nadie quiere ir. Expongamos nuestra piel a las miserias de la vida, construyamos nuestro mundo a nuestro antojo. No es posible quedarse sentado mirando que las cosas pasen.

Ayer iba caminando por un espacio abierto, a lo lejos, los edificios brillaban de una forma muy particular. Mi mundo estaba separado, no tenia conexión con absolutamente nada. Podía llorar, gritar y nadie me escucharía. En ese momento comprendí que no importaba nada, que lo que nos rodea es una maquina en continuo movimiento y que si nosotros nos detenemos ella ni siquiera se da cuenta.

Respiré profundo, sacudí mi cabeza y empecé a correr. Las imágenes se pusieron borrosas, se convirtieron en una sucesión de lineas amorfas de colores vivos y opacos. Un chillido comenzó a resonar en mi oído. Por delante, solo estaba el horizonte coronado por un medio sol.

Medium en español

--

--

Estudiante de Letras Modernas, correctora literaria. Escribo en @sitioleedor desde 2018. Redactora, escritora, @airlavell en Instagram y Twitter.

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
María Paula Micucci

María Paula Micucci

Estudiante de Letras Modernas, correctora literaria. Escribo en @sitioleedor desde 2018. Redactora, escritora, @airlavell en Instagram y Twitter.

More from Medium

It’s a Man’s World… Sadly

Review of BiShares — a reliable partner of CRODO

The End of “The End of History?”

Growing up as The Wolf Boy